ESTILO DE ALIMENTACIÓN “NO TENGO TIEMPO”

ESTILO DE ALIMENTACIÓN

“NO TENGO TIEMPO”

 

 

Introducción

Cualquier dietista-nutricionista con un mínimo de experiencia seguro que puede corroborar el hecho de que una de las frases más recurrentes durante la realización de la anamnesis a sus pacientes es la frase “¡No tengo tiempo!”. Comentarios del tipo “No tengo tiempo para hacer ejercicio!” o “No tengo tiempo para cocinar!” o “No tengo tiempo para hacer la dieta!” son bastante frecuentes.

El origen de este comentario es consecuencia del estilo de vida que realizan. Dicho estilo está basado en querer alcanzar un volumen de actividades diarias que temporalmente son imposibles de realizar.

En realidad, la rotación de la Tierra sobre su eje viene a ser de aproximadamente 23 horas y 56 minutos (se redondea a 24 horas). Según esta premisa, el tiempo es el mismo para todas las personas que habitamos en nuestro planeta, es decir, 24 h al día , 7 días a la semana, etcétera.

A partir de aquí, las cuestiones que deberíamos plantearnos con el fin de “tener tiempo” son del tipo: ¿Qué carga de actividades cotidianas puedo realizar al día?; ¿A qué actividades les doy prioridad?; ¿Cómo me organizo para poder llegar a realizar mis objetivos cotidianos?

En este sentido, los pacientes confunden el “no tener tiempo” con un fallo en el cálculo del número de actividades diarias a realizar y/o con una falta de organización y priorización en sus quehaceres cotidianos. En muchos de los pacientes que se visita en consulta es muy difícil cambiar al 100% el estilo de vida “no tengo tiempo” debido a que dicho estilo se encuentra muy arraigado en sus vidas. Estos pacientes suelen mostrar mucha resistencia al cambio y es por ello que la misión del dietista-nutricionista va a ser, si no cambiar al 100%, intentar encontrar un equilibrio entre lo que debería ser un “estilo de vida ideal” y un “estilo de vida real” que pueda ser realizado por el paciente. De lo que se trata es de “negociar” ese cambio.

En primer lugar, este cambio debe basarse en utilizar ciertos alimentos y recetas/platos que en el plan dietético impliquen un corto tiempo de elaboración. En segundo lugar, se debe dar prioridad a ciertas técnicas culinarias sencillas. Y en tercer lugar, y no por ello menos importante, se debe promover un incremento de la actividad física puesto que los pacientes “no tengo tiempo” se encuentran altamente relacionados con un estilo de vida muy sedentario.

En cuanto a los alimentos y recetas/platos utilizados en el estilo de alimentación “no tengo tiempo” se ha de diferenciar entre las comidas preparadas a nivel industrial y las preparadas por el paciente. En estas últimas,  se usan alimentos frescos o bien con un grado de mínimo de procesamiento industrial. En este sentido, los tratamientos prioritarios en la selección de alimentos y/o recetas/platos son los tratamientos de carácter biológico (alimentos con una microbiota natural o controlada)  y de tipo físico como centrifugación, decantación, aplicación de altas presiones, esterilización, pasteurización , etcétera.  Quedan reducidos al mínimo aquellos productos preparados con una elevada carga de tratamientos tecnológicos de carácter químico (aditivos, disolventes, etcétera).

Algunos ejemplos de productos utilizados en las ingestas desayuno, tentempíes, meriendas y recenas  pueden ser: fruta fresca , frutos secos, frutas secas, bebidas tipo leche, bebidas vegetales, zumos naturales recién exprimidos, todos ellos en envases individuales, tortitas de arroz, maíz, derivados lácteos esterilizados o pasteurizados, etcétera. En definitiva, alimentos que no requieren de preparación culinaria y son fácilmente transportables para ingerir en cualquier momento del día.

La principal característica de las recetas/platos utilizados en este estilo de alimentación es la corta duración en su preparación, lo cual está íntimamente relacionado con el número de ingredientes de estos, generalmente bajo (de 2 a 5).  Algunos de los platos o recetas utilizados en este estilo de alimentación pueden encontrarte dentro del grupo de comidas preparadas. En este sentido, se restringe el uso de platos preparados ultraprocesados y se promociona el consumo de platos, que aunque tecnológicamente procesados, mantienen unas buenas propiedades tanto organolépticas como nutricionales (gazpachos y salmorejos en refrigeración pasteurizados, legumbres cocidas presentadas en tarros de vidrio, pescados y carnes frescas o envasadas al vacío, lácteos y derivados, etcétera).

Las técnicas culinarias utilizadas mayoritariamente (sobre todo en comidas y cenas) son: hervido, escalfado, papillote, asado, plancha, parrilla y microondas.  

 

¿Quién es el paciente “no tengo tiempo”?

Son personas con una elevada carga laboral y/o familiar. También se incluye a personas que por una mala gestión de su tiempo dejan de lado cualquier tipo de actividad relacionada con el cuidado de su estado físico. Algunos ejemplos de este tipo de personas podrían ser amas/os de casa que comparten esta tarea con su actividad laboral, personas que trabajan lejos de su hogar y deben desplazarse diariamente, personal vinculado al mundo del transporte nacional e internacional, grandes empresarios, trabajadores en régimen de autónomos, etcétera.

Se puede incluir a personas que a pesar de sí tener tiempo no les gusta cocinar o bien no desean hacerlo por el “robo” de tiempo que esto les supone.

 

¿Cuáles son los alimentos y recetas/platos utilizados en el estilo de alimentación “no tengo tiempo”? Debido a que algunos de los alimentos y recetas/platos “no tengo tiempo” son de procedencia comercial (no tratados culinariamente en el hogar) se ha procedido a su clasificación en función del procesamiento tecnológico al que son sometidos en la industria alimentaria.

 

Grupo 1: Alimentos de PRIMERA GAMA.

Alimentos frescos tales como frutas, hortalizas, verduras, carnes y pescados frescos, salazones, huevos. El denominador común de estos alimentos es que la mayoría necesitan de un tratamiento conservador tipo refrigeración puesto que no han sufrido ningún tratamiento higienizante. El ahorro de tiempo para el paciente utilizando este tipo de alimentos es escaso.

 

Grupo 2. Alimentos de SEGUNDA GAMA.

Conservas y semiconservas. Este tipo de alimentos utilizados en los planes dietéticos “no tengo tiempo” han sufrido exclusivamente tratamientos térmicos esterilizantes. Algunos ejemplos son conservas de frutas, verduras, hortalizas, cereales, pescados, etcétera.

Debido a su larga vida útil se puede hacer acopio de ellas y reducir el número de visitas al supermercado con el consecuente ahorro de tiempo. También su rápida preparación culinaria permite al paciente un gran ahorro de tiempo en la cocina.

 

Grupo 3. Alimentos de TERCERA GAMA.

Alimentos congelados o ultracongelados en crudo. Al igual que los anteriores, su tratamiento es exclusivamente térmico y no químico. Con una simple descongelación se encuentran disponibles para el consumo. Algunos ejemplos pueden ser verduras, hortalizas, frutas, etcétera.

En cuanto al ahorro de tiempo, al ser productos con una vida útil muy prolongada, este grupo permite disponer de reservas en congelación por un largo periodo de tiempo por lo que se reduce la frecuencia de visitas al supermercado.

 

Grupo 4. Alimentos de CUARTA GAMA.

En este grupo se encuentras verduras, hortalizas y frutas frescas distribuidas en refrigeración y preparadas mediante tratamientos de selección, corte, lavado, envasado, etcérera. No se les ha aplicado ningún tratamiento químico y por ello su vida útil es relativamente corta con una duración de entre 7 y 10 días.

El ahorro de tiempo es considerable puesto que son alimentos que ya vienen seleccionados, lavados y troceados. De esta manera, se evita que el paciente tenga que realizar estas acciones en cocina.

 

Grupo 5. Alimentos de QUINTA GAMA.

Este grupo es la estrella en el estilo de alimentación “no tengo tiempo”. Básicamente, los productos pertenecientes a este grupo son los platos preparados. Sometiendo al plato a un tratamiento de calor ya esta listo para consumir. En otros casos, como por ejemplo, en ensaladas listas para su consumo, no es necesaria su preparación térmica, es decir, aún se precisa de menos tiempo.

Estos productos se comercializan refrigerados y envasados al vacío o en su defecto, con atmósfera modificada con gases inertes tipo nitrógeno, dióxido de carbono, etcétera.

El ahorro de tiempo en el paciente es máximo pues simplemente tiene que abrir el envase y consumir, o bien, en algunos platos, solamente calentar en microondas u horno convencional.

 

 

Como dietistas-nutricionistas, ¿qué debemos saber previamente a la aplicación de una planificación dietética “no tengo tiempo” a un paciente?

 1. Tanto la información nutricional como la información energética de algunos alimentos y/o platos “no tengo tiempo”en las bases de datos de Dietopro.com es aquella facilitada por el fabricante. Dicha información en algunos casos es muy limitada. El fabricante suele aportar datos por 100 g de fracción comestible como el valor energético, valores de macronutrientes, contenido de fibra y sodio. Algunos otros aportan hasta el perfil lipídico del alimento y/o plato. La consecuencia de este hecho es que no siempre la información nutricional de la planificación dietética “no tengo tiempo” va a ser real. Por otra parte, sí lo será la información energética del plan dietético generado.

2. Muchos de los alimentos y/o platos de las planificaciones dietéticas son procedentes de marcas comerciales y que a pesar de no incluir el nombre de la marca (solo se le añade “comercial al nombre del alimento o plato) se debe saber que su origen es industrial.

3. A pesar de la procedencia industrial de los alimentos y/o platos “no tengo tiempo”en este estilo de alimentación quedan totalmente prohibidos aquellos ultraprocesados. 

 

Publicación realizada por:

Dr. C. Gabriel García Alejo

Dietista-Nutricionista

Dr. Ciencia y Tecnología de Alimentos

Biólogo especialidad Bioquímica

NOTA: Se ruega contactar con el equipo de Dietopro.com en el mail info@dietopro.com para subsanar cualquier error encontrado o sugerencias/mejoras para optimizar el contenido de esta entrada.

No Comments

Post A Comment