LA DIETA CETOGÉNICA: UN NUEVO ESTILO DE ALIMENTACIÓN EN DIETOPRO.COM

La dieta cetogénica en dietopro.com.

Después de varios años solicitando muchos de nuestros clientes la implementación de la dieta cetogénica (DC), ha llegado el momento. Es junio de 2020 y dietopro.com ha integrado el estilo de alimentación cetogénico en sus bases de datos.

En relación a la integración de este sistema de alimentación es conveniente tener en cuenta ciertas premisas previas:

  1. La distribución porcentual de macronutrientes en los planes dietéticos que aporta el Sistema Experto Autómata de dietopro.com son: alrededor de 20-30% de hidratos de carbono, 20-30% de proteínas y 40-60% de lípidos.
  2. Esta distribución sugerida  se aproxima más a una dieta baja en carbohidratos que a una dieta de carácter cetogénico. Según algunos autores, para conseguir procesos de cetosis el porcentaje de carbohidratos debe ser inferior al 25% (1).
  3. Al igual que una alimentación variada y equilibrada puede resultar perjudicial o no beneficiosa para pacientes con ciertas patologías sensibles a la alimentación (enfermedad renal crónica en tratamiento conservador, quilomicronemia familiar, fructosemia, etcétera), la DC no está exenta de ser altamente perjudicial en ciertas enfermedades (hepatopatías, dislipoproteinemias, nefropatías, etcétera) por lo que se apela a la destreza y responsabilidad de nuestros usuarios a la hora de prescribir este tipo de dietas.
  4. Muchos de los profesionales sanitarios vinculados al mundo de la alimentación utilizan este patrón alimentario como método para reducir peso. En este sentido, la pérdida de peso es similar con ambas dietas, siendo ligeramente mayor con la DC, según revisión realizada sobre catorce estudios (2).
  5. Los efectos benéficos y adversos de dicha dieta han generado polémica y no hay una conclusión contundente sobre su eficacia en el tratamiento de la obesidad (2).
  6. La DC no es un tratamiento dietético inocuo (3). Dado que se trata de un plan dietético no equilibrado tanto en macro como en micronutrientes, puede causar deficiencias nutricionales en energía, proteínas, minerales y vitaminas y exceso de lípidos (4), con riesgo de ocasionar efectos secundarios no deseados. Sin embargo, estos efectos no son generalmente graves y en pocos pacientes es necesaria la interrupción de la DC (5).
  7. La DC puede estar indicada en el caso de la epilepsia refractaria, intratable o no apta para cirugía siempre bajo un estricto control sanitario. Diversos estudios han logrado establecer una asociación entre cetonemia y eficacia anticonvulsiva. Mientras muchos estudios han sugerido que la cetosis persistente es esencial para la protección anticonvulsiva, otros han propuesto que la restricción de glucosa es la clave (6). Como en esta patología no existe otra opción, puede quedar justificada su aplicación asumiendo los efectos adversos del enfoque dietético (1).
  8. Desde un punto de vista programático, se han eliminado gran cantidad de grupos de alimentos ricos en hidratos de carbono (pastas, arroces, patatas, galletería, etcétera). Por razones técnicas, las legumbres y lácteos son grupos de alimentos que vamos a encontrar en los planes dietéticos generados automáticamente para la DC. El dietista puede evitar que aparezcan estos grupos marcando en la anamnesis estos como aversiones alimentarias.

 

Definición y mecanismos de acción.

Se denomina DC a aquella dieta rica en grasa y pobre en proteínas y carbohidratos, diseñada para remedar los cambios bioquímicos asociados con el ayuno. La DC mantiene un estado anabólico en una situación metabólica de ayuno (7,8,9).

La lipólisis en los adipocitos y la posterior beta-oxidación de los ácidos grasos son procesos bioquímicos que se dan en el cuerpo humano en situaciones postpandriales y de ayuno prolongado. La beta-oxidación da lugar a los diferentes cuerpos cetónicos (CC) (acetoacetato, β-hidroxibutirato y acetona) los cuales son utilizados como fuente de energía para producir adenosín trifosfato (ATP).

La DC estimula los efectos metabólicos del ayuno, forzando al cuerpo humano a utilizar la grasa como fuente de energía(10)

 

Alimentos en la dieta cetogénica (10,11)

A. Alimentos aconsejados

  • Carnes, pescados grasos preferiblemente como el salmón, la trucha y las sardinas. Huevos.
  • Embutidos como jamón, chorizo, tocino…
  • Leche entera, semidesnatada sin lactosa…
  • Aceite de oliva y otros aceites (girasol, maíz…)
  • Quesos curados, semicurados y frescos, yogures naturales y sin azúcar, bebida de coco, bebida de almendra, de soja…
  • Frutos secos como cacahuates, nueces, avellanas, nuez de brasil, almendras…
  • Grasas como mantequilla y manteca.
  • Frutas como las aguacate, fresas, moras, frambuesas, arándanos, cerezas, aguacate, coco…
  • Vegetales como espinaca, lechuga, brócolis, cebolla, pepino, calabacín, coliflor, espárragos, achicoria roja, repollo, col rizada, colinabo…
  • Semillas como linaza, chía, ajonjolí, girasol…
  • Salsas como mayonesa y mostaza.
  • Stevia y aceitunas.

 

B. Alimentos prohibidos

  • Arroz, pasta, maíz, cereales, avena, maicena.
  • Legumbres.
  • Harinas, pan, tostadas.
  • Patatas, batata, plátano.
  • Tortas, dulces, galletas, chocolate, caramelos, pasteles, muesli.
  • Azúcar, azúcar moreno, helados, batidos y edulcorantes.
  • Chocolate en polvo, productos dietéticos y procesados.
  • Pizza, lasaña.
  • Leches.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Refrescos.

 

Enlaces de interés

  1. https://senpe.com/documentacion/grupos/estandarizacion/manual_dieta_cetogenica.pdf
  2. https://metabolicas.sjdhospitalbarcelona.org/sites/default/files/Dieta_Cetogenica.pdf

 

Bibliografía

  1. Basulto J. La dieta cetogénica está de moda. El rigor científico no. [Internet]. Julio Basulto. 2019 [citado 6 de junio de 2020]. Disponible en: https://juliobasulto.com/dieta-cetogenica/
  2. Covarrubias Gutierrez P, Aburto Galvan M, Samano Orozco L. Dietas cetogénicas en el tratamiento del sobrepeso y la obesidad. Nutrición clínica y dietética hospitalaria. 2013;(2):98-111.
  3. Armeno M, Caraballo RH, Vaccarezza Ferrari M, Alberti MJ, Ríos V, Galicchio S, et al. Consenso nacional sobre dieta cetogénica. RevNeurol. 2014;59(05):213.
  4. Tagliabue A, Bertoli S, Trentani C, Borrelli P, Veggiotti P. Effects of the ketogenic diet on nutritional status, resting energy expenditure, and substrate oxidation in patients with medically refractory epilepsy: a 6-month prospective observational study. Clin Nutr 2012; 31: 246-9.
  5. Kossoff EH, Zupec-Kania BA, Amark PE, Ballaban-Gil KR, Bergqvist AG, Blackford R, et al; Charlie Foundation, Practice Committee of the Child Neurology Society; International Ketogenic Diet Study Group. Optimal clinical management of children receiving the ketogenic diet: recommendations of the International Ketogenic Diet Study Group. Epilepsia 2009; 50: 304-17.
  6. López N. Dieta cetogenica. Gastrohnup. 1 de mayo de 2011;13(2):A11-A11.
  7. Stafstrom CE, Rho JM. Epilepsy and the ketogenic diet. Totowa NJ: Humana Press. 2004.
  8. Vidali S, Aminzadeh S, Lambert B, Rutherford T, Sperl W, Kofler B, Feichtinger RG. Mitochondria: The ketogenic diet: A metabolism-based therapy. Int J Biochem Cell Biol. 2015; 63: 55-9.
  9. Uhlemann ER, Neims AH. Anticonvulsant properties of the ketogenic diet in mice. J Pharmacol Exp Ther. 1972. 180: 231–8.
  10. Pedrón C. Manual para la práctica de la dieta cetogénica. Hospital Infantil Universitario Niño Jesús. Madrid.2016.
  11. Lista de alimentos cetogénicos con pdf: qué comer y evitar [Internet]. Diet Doctor. [citado 7 de junio de 2020]. Disponible en: https://www.dietdoctor.com/es/keto/alimentos

 

Dr. C. Gabriel García Alejo

Dietista-Nutricionista

Dr. Ciencia y Tecnología de Alimentos

Biólogo especialidad Bioquímica

No Comments

Post A Comment